¿Una hormona genera Amor o el Amor genera hormonas placenteras?

Un perro y su amo se miran a los ojos
Un perro y su amo se miran a los ojos.

Una de las interrogantes que tenemos sobre las relaciones afectivas es cuánto de ellas depende de nuestra educación o bagaje cultural y cuánto depende de nuestras hormonas o  del deseo fisiológico que acompaña a las necesidades sexuales y afectivas, propias de la raza humana.

Muchas teorías respaldan  la idea de que el amor es hormonal, y el afecto se da más fácilmente entre personas con patrones culturales similares, pero una reciente investigación publicada en la revista Science  nos muestra cómo es posible que se genere una profunda relación afectiva entre seres muy diferentes, y que se mantiene a lo largo del tiempo ante la presencia de una hormona, la Oxitocina.

El estudio llevado a cabo en Japón por Takefumi Kikusui, de la Universidad de Azabu,  muestra como durante múltiples  encuentros de 30 minutos de diversas  personas y sus perros, ambos segregaban una considerable cantidad de Oxitocina, la llamada hormona del amor, la cual quedaba presente en la orina de ambos.

En estos encuentros, destacó especialmente la mirada intensa y directa a los ojos del perro hacia su amo, lo cual repercute en un contacto afectivo de caricias y acercamiento, que se cree es la fuente generadora de ésta hormona.

Los investigadores han observado que la misma hormona está presente en la madre cuando acuna a su bebé, y se perpetúa en ambos en la medida en que niño y madre se comunican mirándose a los ojos.

Se cree que en la relación de los perros con los seres humanos, los primeros aprendieron a mirar a los ojos de sus amos, imitando la conducta de los niños al momento de hacer solicitudes a sus padres, logrando respuestas positivas.

En la medida que el perro mira a su amo a los ojos y éste le corresponde, aumenta la cantidad de Oxitocina, provocando una sensación afectiva que se reproduce como un bucle de satisfacción para ambos.

… Así que la aparición del afecto no depende tanto de las similitudes o de las necesidades sexuales, sino de la relación que comienza entre dos, que se necesitan y que comunican mirándose directamente a los ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: